Gigante gigantón, revestido su cuerpo de musgos, huicundos, verdes hojas, frutos de mortiños, caracoles y alas de mariposa, el Sacharruna, espíritu y guardián de la montaña, recorre con su vista los amplios horizontes de pajonales y encarnizados bosques, a cuyas plantas se extiende la algarabía de las ciudades. El traqueteo de sus pies de redoblante levanta polvo de la tierra castigada por el verano. Densas lágrimas bajan de sus ojos de pozos otrora apacibles y se deslizan por su traje mítico con olor a humo y quemazón.

Seguir leyendo

  • Blog

La Agricultora

Me levanto a las cinco de la mañana, el sol aún no ha salido y una fina llovizna va desapareciendo poco a poco, tomo una taza de cafecito aguado acompañado de yuca. Me pongo mis anchas botas negras de caucho desgastado y tomo el incomparable compañero, el machete; cuando salgo mis alertas perros van conmigo trotando al ritmo de mi paso, al cruzar el puente de tablas desvencijadas sobre el río  hinchado por las lluvias invernales, comienza a clarear.

 

Seguir leyendo

  • Blog

Mi Tenaz Compañero Gatuno

Juguetea con la luz que proyecta la luna llena en noches despejadas, se esconde por los rincones del pequeño jardín mientras sus ojos se vuelven fosfóricos y dorados topacios aquilatando el vuelo de alguna desconsiderada mariposa que no se presta a sus afanes de joven cazador.