• Blog

Cumpliendo sueños

Lo habían educado en la humildad, virtud gloriosa de la que muchos carecen. Le inculcaron valores, el respeto a los otros, hablar con la verdad, no tocar lo que es ajeno, no entrometerse en asuntos que nos son de su incumbencia, venerar y cuidar de los  ancianos, y entonces se sintió bueno y amó la vida. Así creció, desde un hogar no rico, avanzó por menesteres como la albañilería, guardia de seguridad hasta llegar a ser chofer y pensó que había alcanzado la cima de la superación. Pero… algo en el interior de su corazón le pronosticaba que habían otros espacios para descubrir, inteligencia que desarrollara a plenitud, días diferentes y de desconocida realización. Y la puerta se abrió, algo, alguien, desató ese resorte vivo de la superación y comprendió que para la voluntad no existe fronteras ni límites.

Imagen relacionada

Rebasando los cuarenta años, como jovencito, tomó los libros y la computadora, a sus espaldas cargando la mochila de estudiante, vigorizado en una juventud que le revoloteaba en las venas. Altas horas de la noche en la lectura y culminación de tareas, nerviosismo al recibir las calificaciones, avizora cada día como se va acercando a su título de Abogado (le gustaría, defender a los más pobres, a los que más lo necesitan). En ocasiones frustrado por no haber obtenido la nota esperada, en otras, pletórico de dicha al haber culminado con honor el semestre, conduce el vehículo de su trabajo, agradecido con la vida, obteniendo con honestidad el alimento para su familia, pero sabiendo alma adentro que se está preparando para un nuevo reto, para anheladas oportunidades, para una renovada realización de la vida y sonríe mientras los semáforos cambian de color y el bullicio del tráfico lo acompaña.

Nada, dice, lo vencerá, porque simplemente está cumpliendo sus sueños.

Permanece informado/a

Sigue todos los pasos que se realizan en esta lucha diaria por una mejor Provincia de Pichincha y la igualdad de género.

Redes Sociales


Copyright © 2017 Marcela Costales - Todos los derechos reservados